¿Para qué está programado tu patrón mental del dinero?

Ahora es el momento de responder a la pregunta del «millón de dolares»: ¿cuál es tu patrón actual del dinero y el éxito, y hacia que resultados está llevándote subconscientemente? ¿Estás programado para el éxito, la mediocridad o el fracaso económico?

¿Estás programado para los apuros o para la holgura, en lo que respecta al dinero? ¿Estás preparado para trabajar muy duro por tu dinero o para hacerlo de una forma equilibrada? ¿Estás condicionado para tener ingresos constantes o esporádicos? Ya sabes: «Primero tienes; después, no; después tienes; después, no». Siempre da la sensación de que los motivos de estas drásticas fluctuaciones proceden del mundo exterior.

T. Harv Eker

ESCRITOR, EMPRESARIO Y COACH FINANCIERO

Autor del libro Best-seller “Los Secretos de la Mente Millonaria”

«Yo tenía un empleo muy bien pagado, pero entonces la empresa quebró. Luego inicie mi propio negocio y las cosas iban viento en popa, pero el mercado se agotó. Mi siguiente negocio estaba yendo de maravilla, pero entonces mi socio lo dejo, etc.».

No te dejes engañar: es tu patrón mental el que está actuando.

¿Estás programado para tener unos ingresos elevados, moderados o bajos? ¿Sabías que hay cantidades para las que muchos de nosotros estamos programados? Estás programado para ganar entre ¿0 y 30,000 dólares al año?, ¿entre 4,000 y 50,000?, ¿entre 75,000 y l00,000 o más?

Hace unos años, durante uno de mis seminarios vespertinos de dos horas, tuve entre el auditorio a un señor inusualmente bien vestido. Cuando el seminario hubo terminado, se me acerco y me pregunto si yo pensaba que el curso Mente Millonaria de tres días podría hacer algo por él, teniendo en cuenta que ya estaba ganando 500,000 dólares al año. Le pregunte cuanto tiempo llevaba ganando ese dineral. Me respondió: «De forma constante, ahora hará unos siete años». Eso era todo cuanto necesitaba oír. Le pregunte por que no estaba ganando l,000,000 de dólares al año. Le dije que el programa era para gente que quiere alcanzar su plena potencial económico y le pedí que considerase porque se hallaba «estancado» en los 500,000. Decidió venir al programa. Un año después recibí un correo electrónico de él que decía: «El programa fue increíble, pero cometí un error: solo reprogramé mi patrón del dinero para ganar los un millon de dólares al año, tal como hablamos. Ya estoy ahí, así que voy a asistir de nuevo al curso para reprogramarlo a fin de ganar diez millones al año».

Lo que pretendo hacerte ver es que las cantidades no importan: lo que importa es si estas alcanzando o no tu pleno potencial económico.

Se que muchos de ustedes podran estar preguntándose: «¿Y por qué demonios necesitaría alguien ese disparate de dinero?».

En primer lugar, esa pregunta no contribuye demasiado a tu riqueza y es un indicador seguro de que querrás corregir tu patrón del dinero. En segundo lugar, la principal razón por la que este señor quería ganar inmensas cantidades de dinero era la de sustentar su obra como enorme donante de una sociedad benéfica que ayuda a víctimas del SIDA en África  para no seguir creyendo que la gente rica es siempre egoísta y avariciosa.

Sigamos:

¿Estas programado para ahorrar dinero o para gastarlo? ¿Estas programado para administrar bien tu dinero o para administrarlo mal? ¿Estas programado para escoger inversiones ganadoras o desastres?

Tu podrías preguntarte: «¿Como es posible que el hecho de que gane o pierda dinero en el mercado bursátil o en la propiedad inmobiliaria forme parte de mi patrón del dinero?». Muy sencillo: ¿Quién escoge las acciones o la propiedad? tu. ¿Quién escoge cuando comprarlas? Tu. ¿Quién escoge cuando venderlas? Tu. Imagino que algo tendrás tú que ver con el resultado.

Tengo un conocido en San Diego llamado Larry. Larry es un imán para el dinero. Definitivamente, posee un patrón de ingresos elevados. Pero en lo relativo a invertirlo, parece que tiene el beso de la muerte. Cualquier cosa que compre cae en picado como una piedra. (¿creeríais que su padre tenía exactamente el mismo problema?)

Mantengo un estrecho contacto con Larry, así que puedo pedirle consejos para invertir. ¡Siempre es perfecto… imperfectamente equivocado! Sea lo que sea lo que me sugiera, yo tomo el camino contrario, ¡me encanta Larry! por otro lado, fíjate en que hay otras personas que parecen ser, como comenté antes, como el rey Midas: todo aquello que «tocan» se convierte en oro. Tanto el síndrome del rey Midas como el del beso de la muerte no son otra cosa que las manifestaciones de patrones del dinero.

Tu patrón del dinero determinara tu economía, e incluso tu vida personal.

Si eres una mujer cuyo patrón del dinero está programado para poco, lo más probable es que atraigas a un hombre que también este programado para poco y así puedas permanecer en tu «zona de comodidad» financiera y validar tu patrón. Si eres un hombre que está programado para poco, lo más probable es que atraigas a una mujer que gaste mucho y se deshaga de todo tu dinero, de modo que tal puedas quedarte en tu «zona de comodidad» financiera y cambiar también tu patrón.

La mayoría de las personas creen que el éxito de sus negocios depende principalmente de sus aptitudes y conocimientos empresariales o, al menos, de su don de la oportunidad en el mercado. Lamento ser yo quien te lo diga, pero eso son tonterías: ¡ni en broma!

Lo bien o mal que te vayan los negocios es una consecuencia de tu patrón mental del dinero. Siempre validaras tu patrón. Si lo tienes programado para ganar l00,000 dólares al año, así es exactamente cómo te irán los negocios, te irán lo suficientemente bien para obtener esa cantidad.

Imagínate que eres representante o te dedicas a la venta y tienes el patrón programado para ganar 50,000 dolares al año. Resulta que haces una venta enorme que te hace ganar 90,000. Pues lamento decirte que, o bien se cancelara la venta por algún motivo imprevisible, o de lo contrario prepárate para que a continuación te venga un año horrible, con muchos gastos extraordinarios, a fin de compensar la ganancia adicional y llevarte así de vuelta al nivel de tu patrón financiero. Por otro lado, si estas programado para ganar 50,000 dólares y llevas un par de años pasando por una aguda crisis económica, no te preocupes: lo recuperaras todo. Tienes que hacerlo, es la ley subconsciente de la mente y el dinero. ¡Alguien que se encontrase en esta situación probablemente cruzara la calle, será atropellado por un autobús y acabara exactamente con 50,000 dólares del seguro! Es simple: de un modo o de otro, si estas programado para los 50,000 dólares al año, eso es lo que acabaras obteniendo.

Entonces, ¿cómo puedes saber para que esta programado tu patrón mental del dinero? Una de las formas más obvias es mirar tus resultados.

Mira tu cuenta bancaria. Mira tus ingresos. Mira tú fortuna neta. Mira tu éxito con las inversiones. Mira tu éxito en los negocios. Mira si eres gastador o ahorrador. Mira si administras bien el dinero. Mira lo constante o inconstante que eres. Mira lo duro que trabajas por tu dinero.

Examina aquellas de tus reacciones en las que haya dinero de por medio. EI dinero ¿supone siempre una lucha conseguirlo o te llega fácilmente? ¿Posees un negocio o tienes un empleo? ¿te quedas estancado con un solo negocio o empleo durante mucho tiempo o vas saltando de uno a otro?

Tu patrón es como un termostato: si la temperatura de la habitación está a veintidós grados, todo apunta a que el termostato este programado para veintidós grados. Pero ahora es cuando se pone interesante: ¿es posible que, por estar la ventana abierta y hacer eso fuera, la temperatura de la habitación pueda descender a dieciocho grados? Por supuesto, pero ¿que acabara ocurriendo? Que el termostato se disparara y elevara de nuevo la temperatura a veintidós. Asimismo, ¿es posible que, por estar la ventana abierta y fuera haga calor, la temperatura de la habitación pueda subir a veinticinco grados? Claro que podría, pero ¿que acabara ocurriendo? Que el termostato se disparará y volverá a bajar la temperatura a veintidós.

El único modo de cambiar de forma permanente la temperatura de la habitación es programar de nuevo el termostato. De la misma manera, el único modo de cambiar tu nivel de prosperidad económica «de forma permanente» es reprogramar de nuevo tu termostato económico, también conocido como tu patrón mental del dinero.

Puedes probar cualquier otra cosa y todo lo que quieras. Puedes desarrollar tus conocimientos empresariales, en mercadotecnia, en ventas, en negociaciones y en administración. Puedes convertirte en un experto en inmobiliaria o en el mercado bursátil. Todas ellas son «herramientas» formidables. Pero, al final, sin una «caja de herramientas» interior lo bastante grande y lo bastante fuerte para que puedas crear y mantenerte en grandes sumas de dinero, todas las herramientas del mundo te resultaran inútiles.

Una vez más, es cuestión de simple aritmética:

«Tus ingresos pueden crecer únicamente hasta donde lo hagas tu».

Por suerte o por desgracia, tu patrón mental del dinero y del éxito tendera a permanecer contigo el resto de tu vida… a menos que lo identifiques y lo cambies. Y eso es exactamente lo que aprenderás en la segunda parte de mi libro: Los Secretos de la mente millonaria.

Recuerda: El primer elemento de todo cambio es la conciencia: obsérvate a ti mismo, se consciente, observa tus pensamientos, tus miedos, tus creencias, tus hábitos, tus acciones e incluso tus inacciones. Ponte bajo un microscopio. Estúdiate. La mayoría de nosotros creemos que vivimos nuestra vida sobre la base de lo que vamos eligiendo. generalmente, no es así! Aun cuando estemos muy iluminados, durante un día normal haremos solo unas pocas elecciones que sean un reflejo de la conciencia que tenemos de nosotros mismos en e1 momento actual. En general somos como robots, vamos «con el automático» puesto, y estamos regidos por nuestro condicionamiento pasado y nuestros viejos hábitos. Ahí es donde entra la conciencia. Ser consciente es observar tus pensamientos y tus acciones de modo que en el momento actual puedas vivir eligiendo verdaderamente, en lugar de que te dirijan programaciones del pasado.

PRINCIPIO DE RIQUEZA:

Ser consciente es observar tus pensamientos y tus acciones de modo que en el momento actual puedas vivir eligiendo verdaderamente, en lugar de ser dirigido por programaciones del pasado.

Siendo conscientes podemos vivir basándonos en quienes somos hoy en lugar de hacerlo según quienes éramos ayer. De este modo, seremos capaces de responder de forma adecuada a las situaciones, aprovechando todo el abanico y todo el potencial de nuestras aptitudes y talentos, en lugar de reaccionar de forma inadecuada a los acontecimientos, arrastrados por los miedos y las inseguridades del pasado.

Una vez que eres consciente puedes ver tu programación como lo que es: simplemente, una grabación de información que recibiste y creíste en el pasado, en un momento en que eras demasiado joven para poder discernir.

Te das cuenta de que ese condicionamiento no es quien tu eres, sino quien aprendiste a ser. Y es que tu no eres la «grabación», sino la «grabadora». No eres el «contenido» del vaso, sino el «vaso» mismo. No eres el software, sino el hardware.

Ciertamente, la genética puede desempeñar un papel, y también los aspectos espirituales pueden entrar en juego, pero gran parte de lo que da forma a quien tu eres procede de creencias e información de otras personas. Las creencias no son necesariamente verdaderas o falsas ni correctas o incorrectas, sino que, con independencia de su validez, son opiniones que han sido transmitidas una y otra vez, de generación en generación, hasta llegar a ti.

Sabiendo esto, puedes optar conscientemente por liberarte de cualquier creencia o forma de ser que no contribuya a tu riqueza y sustituirla por una que si lo haga.

En nuestros cursos enseñamos que «no hay ningún pensamiento que viva en tu cabeza sin pagar alquiler»: cada pensamiento que tengas será o bien una inversión o un coste, o bien te llevara hacia la felicidad y la prosperidad o te a1ejara de ellas, o bien te infundirá poder o te lo quitará. Por eso, es imprescindib1e que elijas sabiamente tus pensamientos y tus creencias.

Ten presente que tus pensamientos y tus creencias no son quien tu eres, y que no se hallan necesariamente adscritos a ti. Por muy valiosos que creas que son, no tienen mayor importancia y mayor significado que los que tu les das. Nada tiene significado excepto el que se le da.

Al principio de mi libro te sugería que no creyeses ni una palabra de lo que yo dijera, Bien, si de veras quieres despegar en tu vida, no creas una palabra de lo que tu digas. Y si quieres iluminacion instantánea, no te creas ni un pensamiento de los que tengas. Mientras tanto, si eres como la mayoría de la gente y vas a creerte algo, más vale que adoptes creencias que te ayuden, creencias ricas.

Recuerda:

Los pensamientos llevan a sentimientos, estos llevan a acciones y estas a resultados. Puedes optar por pensar y actuar como lo hace la gente rica y, por lo tanto, crear los resultados que crean los ricos.

La pregunta es: «¿Como piensa y actúa la gente rica?». Eso es exactamente lo que descubrirás en la segunda parte de mi libro: Los secretos de la mente millonaria. ¡Si quieres cambiar tu vida económica para siempre, lee mi libro una y otra vez!

DECLARACION: Pon la mano sobré el corazón y di:

Observo mis pensamientos y tomo únicamente en consideración aquellos que me infundan poder.

Tócate la cabeza y di:

«Tengo una mente millonaria!».


Tomado del libro: Los secretos de la mente millonaria

Deja un comentario

Enviar whatsapp
1
Hola, te saludo en nombre de Liberfly 🦋
¿Hay algo en que pueda ayudarte?
Sera un gusto atenderte 😌