Los Secretos de la Mente Millonaria

¿Quién diablos es T. Harv Eker? ¿Y porque tendría yo que leer el Libro “Los Secretos de la Mente Millonaria”?

Mi nombre es T. Harv Eker y esta es mi historia:

Introducción

Al comienzo de mis seminarios la gente se queda impactada cuando una de las primeras cosas que les digo es:

  • «No crean una palabra de lo que les voy a decir». ¿Por qué sugeriría tal cosa? Pues porque yo solo puedo hablar desde mi propia experiencia. Ninguno de los conceptos y percepciones internas que comparto son inherentemente ciertos o falsos, correctos o incorrectos.

Simplemente, reflejan mis propios resultados, así como los resultados asombrosos que he visto en la vida de miles y miles de mis alumnos y alumnas. Dicho eso, sin embargo, tengo la creencia de que si usas los principios expuestos en este libro transformaras totalmente tu vida.
Y no te límites a leerlo. Estúdialo como si tu vida dependiese de él. Después, prueba sus principios tú mismo.

Si algo te funciona, sigue haciéndolo. Lo que no te sirva, sea lo que sea, tienes todo el permiso para tirarlo a la basura.
Se que puedo parecer pretencioso, pero en lo referente al dinero, puede que este sea el libro más importante que jamás hayas leído. Comprendo que es una afirmación atrevida, pero el hecho es que este libro te proporcionara el eslabón que falta entre tu deseo de lograr el éxito y el propio éxito. Como a estas alturas ya habrás descubierto, se trata de dos mundos distintos.

Seguramente has leído otros libros, has escuchado cintas o CDs, has participado en cursos y te has interesado por numerosos sistemas para hacerse rico, ya sea con propiedades inmobiliarias, acciones o negocios. Pero ¿qué ocurrió? ¡En el caso de la mayoría de la gente, no mucho! Obtienen una breve carga de energía y, después, vuelven a la situación anterior.

Por fin, tenemos una respuesta. Se trata de una respuesta sencilla, que además es una ley que no hay manera de burlar. Todo se reduce a esto:

En las páginas de este libro te desvelare el misterio de por qué hay gente que está destinada a ser rica mientras otros parecen condenados a vivir una vida de apuros.

Comprenderás las causas fundamentales del éxito, la mediocridad o el fracaso financiero y comenzaras a cambial’ tu futuro económico positivamente. Entenderás como las influencias de la infancia moldean nuestro patrón financiero y como dichas influencias pueden conducir a pensamientos y hábitos contraproducentes. Experimentaras con poderosas declaraciones que te ayudaran a sustituir tus modos de pensar improductivos por «archivos de riqueza» mentales para que pienses -y triunfes exactamente como lo hacen los ricos. Aprenderás también, paso a paso, estrategias prácticas para incrementar tus ingresos y construir riqueza.

En la primera parte del libro Los Secretos de la Mente Millonaria, explicare como cada uno de nosotros se halla condicionado para pensar y actual’ en lo referente al dinero, y esbozare cuatro estrategias clave para corregir nuestro patrón mental del dinero.

En la segunda parte examino las diferencias entre cómo piensa la gente rica, la de clase media y la pobre, y te proporciono diecisiete actitudes y acciones que has de adoptar y que te conducirán a crear cambios permanentes en tu vida económica.

A lo largo de todo el libro compartiré también contigo unos pocos ejemplos de los miles de cartas y correos electrónicos recibidos de alumnos y alumnas que han asistido al Seminario Intensivo Mente Millonaria y que han logrado extraordinarios resultados en su vida.

Mi historia

Te preguntaras:

🤔 ¿Cual es tu experiencia?

🤔 ¿De dónde procedes?

🤔 ¿Siempre te fueron bien las cosas? ¡Ojalá!

Al igual que muchos de ustedes, yo tenía supuestamente un gran «potencial» 😎 pero la verdad es que me reportaba muy poco 😌.

Me leía todos los libros, escuchaba todas las cintas e iba a todos los seminarios. Quería de verdad, de verdad, de verdad ser prospero. No sé si era por el dinero, por la libertad, por la sensación de logro o simplemente para demostrar a mis padres mi valor

Estaba casi obsesionado por convertirme en un hombre de «éxito». De los veinte a los treinta años inicie varios negocios distintos, cada uno de ellos con el sueño de hacer fortuna, pero mis resultados iban de mal en peor.

Trabaje sin descanso, pero seguía corto de dinero. Tenía la «enfermedad del monstruo del lago Ness»: había oído hablar de algo llamado beneficios, pero nunca veia ninguno. No dejaba de pensar:

😁«En cuanto empiece en el negocio adecuado, en cuanto me suba al caballo adecuado, obtendré beneficios». Pero estaba equivocado.

Nada estaba funcionando … al menos para mí. Y fue la última parte de esa frase lo que finalmente me hizo caer en la cuenta.

🤔¿Cómo es que otros triunfaban exactamente en el mismo negocio en el que me encontraba y sin embargo yo seguía arruinado? ¿Qué le estaba pasando al «Sr. Gran Potencial»? 😎

Así que comencé seriamente a hacer algo de introspección. Examiné mis auténticas creencias y vi que, aun cuando dije que de verdad quería ser rico, tenía al respecto algunas preocupaciones profundamente arraigadas.

Mas que nada, sentía miedo😲. Miedo al fracaso😲 o lo que es aún peor: miedo a triunfar 😥 y después, de algún modo, perderlo todo 😱. Entonces si sería un perfecto imbécil que se había cargado lo que tenía a su favor: el «gran potencial». ¿Y si descubría que no tenía lo que realmente había que tener y que mi destino era vivir una vida de apuros?

Quiso entonces la suerte que recibiese unos consejos de un amigo de mi padre que era extremadamente rico. Había ido a la casa de mi familia a jugar a las cartas con mi padre y sus amigos, y, al pasar yo, advirtió mi presencia. Era ya la tercera vez que me había mudado a casa de mis padres y estaba viviendo en la suite inferior, también conocida como sótano. Supongo que papá se había quejado de mi lamentable existencia, porque cuando me vio tenía en los ojos la expresión de condolencia reservada normalmente para los afligidos en un funeral😧😢 .

Me dijo:

🧔 «Harv, yo empecé igual que tú, siendo un completo desastre».

🙄 Fantástico, pensé cínicamente, ya me siento mucho mejor.

El prosiguió:

🧔«Pero después me dieron unos consejos que cambiaron mi vida, y me gustaría pasártelos a ti».

🙄 Vaya, aquí viene otra vez el sermón de padre a hijo, ¡Y él ni siquiera era mi padre!

Finalmente soltó:

🧔 «Harv, si no te está yendo todo lo bien que te gustaría, lo único que quiere decir es que hay algo que no sabes».

🙄 Como en aquella época era un joven con gran desparpajo, yo pensaba que lo sabia prácticamente todo, pero, ay!😅, mi cuenta bancaria reflejaba algo muy distinto. De modo que al fin comencé a escuchar🤐.

El continuo:

🧔 «¿Sabías que la mayoría de los ricos, en cierto aspecto, piensan de forma muy distinta?».

Yo respondí:

🙄 «No, en realidad nunca me lo había planteado».

El siguió:

🧔 «No es que sea una ciencia exacta, pero en general la gente rica piensa de una determinada manera y los pobres lo hacen de forma completamente distinta. Esos modos de pensar orientan sus acciones y, por tanto, determinan sus resultados».

Luego prosiguió:

🧔 «Si pensaras como lo hacen los ricos e hicieras lo que hacen ellos, ¿crees que tu tan bien podrías hacerte rico?».

Recuerdo que conteste con toda la confianza de una patata:

🤗«creo que sí».

🧔 «Pues -respondió lo único que tienes que hacer es copiar el modo de pensar de la gente rica.»

En aquel tiempo yo era muy escéptico, por lo que le pregunte:

🤔 «Y ¿que estas tu pensando en este momento?».

A lo que el contesto:

🧔 «Estoy pensando que los ricos cumplen sus compromisos y ahora mismo mi compromiso es con los muchachos y con tu padre, que me están esperando para jugar a las cartas. Nos vemos».

Y se fue, pero lo que había dicho calo en mi 🤯. En aquel momento no tenía ninguna otra cosa que hacer con mi vida, así que me lance con entusiasmo 😁 a estudiar a la gente rica 🤑 y como pensaban. Aprendí todo cuanto pude acerca de los funcionamientos internos de la mente, pero me concentré principalmente en la psicología del dinero y del éxito.

Descubrí que algo era cierto: los ricos si piensan, realmente, de forma muy distinta a como lo hacen los pobres e incluso de manera diferente a la gente de clase media. Al final, me di cuenta de cómo mis propios pensamientos estaban manteniéndome apartado de la riqueza. Y lo que es más importante, aprendí varias técnicas y estrategias eficaces para reprogramar mi mente a fin de pensar de la misma manera en que lo hace la gente rica.

Finalmente, dije: «Ya está bien de teorías, pasemos a la práctica». Y de este modo decidí intentar un negocio más. Dado que estaba muy metido en todo lo referente a la salud y el ejercicio físico, abrí una de las primeras tiendas De fitness de Norteamérica. No tenía dinero, de modo que tuve que tomar prestados $1,000 dolares de mi tarjeta Visa para iniciar el negocio.

Comencé a utilizar lo que había aprendido tomando como modelo de referencia a los ricos, tanto en términos de sus estrategias empresariales como de sus estrategias de pensamiento.

👉 Lo primero que hice fue comprometerme a lograr mi éxito y jugar a ganar. Jure que me centraría y no me plantearía siquiera abandonar este negocio hasta que fuese millonario. Aquello era algo radicalmente distinto a mis anteriores esfuerzos, en los que, por pensar siempre a corto plazo, me desviaba constantemente, unas veces atraído por lo que parecían buenas oportunidades y otras, cuando las cosas se complicaban.

Comencé también a poner a prueba mi enfoque mental para evitar desvíos hacia actitude económicamente negativas o contraproducentes. En el pasado, tenía la creencia de que lo que me dictaba mi mente era siempre la verdad. Aprendí que, en muchos aspectos, mi mente era mi mayor obstáculo para lograr el éxito, por lo que tomé la decisión de no alimentar pensamientos que no estimularan mi visión de la riqueza. Emplee todos y cada uno de los principios que tú vas a aprender en este Libro.

🤔¿Te estas preguntando si funciona?

😁👍 Vaya si funciona

El negocio fue tan bien que abrí diez tiendas en tan solo dos años y m dio. Entonces vendí la mitad de las acciones de la empresa a una gran compañía, por 1000 000 dólares.

Después de eso, me mude a la soleada ciudad de San Diego. Me tomé un par de años sabáticos para pulir mis estrategias y comencé a hacer consultoría empresarial individualizada. Supongo que a la gente le resultaba bastante efectiva porque no dejaban de traer amigos, compañeros y socios a nuestras sesiones. Pronto estuve entrenando a diez y en ocasiones hasta a veinte personas a la vez.

Uno de mis clientes sugirió que podía abrir una escuela. Pensé que era una magnifica idea, así que lo hice. Funde la Street Smart Business School y enseñe a miles de personas de toda Norteamérica estrategias empresariales para lograr el éxito «con alta velocidad».

Mientras viajaba por todo el continente ofreciendo mis seminarios, me di cuenta de algo extraño: podía tener a dos personas sentadas una al lado de la otra en la misma habitación, aprendiendo exactamente los mismos principios y estrategias; una de ellas tomaba estas herramientas y salía catapultada hacia el éxito. Sin embargo, ¿sabes lo que podía ocurrirle a la persona sentada justa a su lado? La respuesta es: ¡no mucho!

Fue entonces cuando se me hizo obvio que puedes contar con las mejores «herramientas» del mundo, pero si hay un agujero diminuto en tu «caja de herramientas» 🛠🧰 (ahora mismo estoy señalando mi cabeza), tienes un problema.

De modo que diseñe un programa titulado «Mente Millonaria Intensiva» basándome en el juego interior del dinero y el éxito. ¡Cuando combine el juego interior (la caja de herramientas) 🧰con el juego exterior (las herramientas)🛠⚒, los resultados de prácticamente todo el mundo se disparaban! Y eso es lo que vas a aprender en este libro:

¡a dominar el juego interior del dinero para ganar el juego del dinero… Vas a aprender a pensar en rico para hacerte rico!

La gente me pregunta a menudo si mi éxito fue un «golpe de suerte», algo excepcional, o si ha continuado.

Déjame que lo exprese de este modo:

Utilizando los principios exactos que yo enseño, he ganado millones y millones de dólares y soy varias veces multimillonario.

¡Prácticamente todas mis inversiones y empresas parecen despegar como cohetes! Hay gente que me dice que soy «como el rey Midas»: que todo lo que toco se convierte en oro. Tienen razón, pero de lo que puede que no se den cuenta es de que ser como el rey Midas es, simplemente, otra forma de decir que se tiene un «patrón financiero» programado para el éxito, que es exactamente lo que tu tendrás una vez que aprendas estos principios y hagas este trabajo.

Durante el comienzo de nuestro Seminario Intensivo Mente Millonaria, generalmente pregunto al auditorio:

🤔 «¿Cuantos de ustedes han venido aquí para aprender?». 

Se trata de una pregunta con un poco de trampa, pues, como dijo Josh Billings:

¡Este libro no trata tanto de aprender como de «desaprender»! Es esencial que reconozcas de qué modo tus viejas formas de pensar y de actuar te han llevado exactamente dónde te encuentras en este momento.

Si eres rico y feliz, muy bien. Pero si no lo eres, te invito a que consideres algunas posibilidades que puede que no cuadren con lo que actualmente piensas que está bien o incluso con lo que crees que es adecuado para ti.

Aun cuando te sugiera que «no creas una palabra de lo que te diga» y quiera que pongas a prueba estos conceptos en tu propia vida, voy a pedirte que confíes en las ideas que estas leyendo. No porque me conozcas personalmente, sino porque miles y miles de personas han transformado ya su vida como resultado de los principios que se exponen en este libro.

Y hablando de confianza, esto me recuerda uno de mis chistes favoritos. Se trata de un hombre que va caminando junto a un precipicio cuando, de repente, pierde el equilibrio, resbala y cae. Por suerte, tiene el suficiente aplomo para agarrarse al saliente, y se queda ahí colgado, aferrándose desesperadamente con la punta de los dedos al saliente de la roca, mientras su cuerpo cuelga en el vacìo. Casi sin fuerzas, al final grita: «¿Hay alguien ahí arriba que pueda ayudarme?». De pronto se percibe una voz poderosa como un trueno: «Soy Dios. Yo puedo ayudarte. Tu suéltate y confía». A continuación, se oye: «¿Hay alguien más ahí arriba que pueda ayudarme?».

La lección es sencilla:

si quieres pasar a un nivel superior de vida tienes que estar dispuesto a desprenderte de algunos de tus antiguos modos de pensar y de ser, y a adoptar otros nuevos. Los resultados, a la larga, hablan por sí mismos.

Deja un comentario

Enviar whatsapp
1
Hola, te saludo en nombre de Liberfly 🦋
¿Hay algo en que pueda ayudarte?
Sera un gusto atenderte 😌